Esparcidas por todo mi monasterio hay pequeñas cabras que generalmente me informan cuando sucede algo inusual para que pueda tomar las medidas adecuadas para castigar a los adúlteros. Tal fue el caso de Daniela Ortiz. La encontraron bebiendo del Santo Grial y la llamé a mi habitación para darle elRead More →